lunes, 5 de septiembre de 2011

BREVE SINTESIS DE LA HISTORIA DE VILLA 25 DE MAYO.




   En el año del Bicentenario de la Emancipación Libertadora es necesario realizar una revisión de la historia de nuestra villa.
  El hecho de estar inmersos en un contexto social, político y económico determinado, hace que las “lecturas” que realizamos de los hechos históricos se vean fuertemente influenciadas por criterios y valores propios de nuestra vida cotidiana, restándoles objetividad. La mayoría de los hechos históricos surgieron en contextos diferentes al nuestro, en los cuales existían otras formas de pensar, otros intereses, y otras problemáticas. El objetivo de este proyecto de clase, es que los alumnos logren analizar un evento histórico ya estudiado y que el docente considere necesario retomar y profundizar a partir de varios de los personajes que participaron en él, personajes que como nosotros, actuaron basándose en sus propias vivencias, contexto, criterios y valores propios de su época.
  De esta manera, se busca que los estudiantes logren comprender que existe una diferencia sustancial entre un hecho histórico como tal y los relatos que se han escrito sobre éste, teniendo en cuenta el contexto social, político, económico y personal desde el cual se estudie.
  Entre lomas y llanos, bordeado de arroyos y cañadas, coronado de montes, con aroma a eucaliptos, entre marañas de talas y espinillos, chircales y mataojos, con amaneceres, de campos cubiertos de escarcha o bajo el sol ardiente, con trinos de torcaza y aletear de teru teros nació nuestra querida villa.
  Bajo un cielo de grandeza y con aires de esperanza, con el misterio del granito adormecido en la tierra nacería este pueblo legendario, cuyas raíces se pierden en el tiempo.
 Eran tiempos de matreros, personas de pocas palabras, muy diestros con el facón; de contrabandistas de misteriosa procedencia, tiempo de inmigrantes llegados de otras tierras.
 En aquella época, había visionarios, con sueños de colonizar este territorio procurando lograr un futuro venturoso.
                                                 DON RAMÓN ÁLVAREZ.
                                         UN SEMBRADOR DE PUEBLOS.

   Entre las grandes figuras se destacan Don Ramón Álvarez y su amigo Don Francisco Piria. El primero, nació en la ciudad de San Carlos, Maldonado, el 14 de enero de 1824. Sus padres fueron Juan José Álvarez y Doña Dominga Lucero, ambos españoles.
  Su niñez transcurre en la capital del país.
  En su juventud recorre los departamentos periféricos a Montevideo. Aprecia las enormes extensiones de tierra sin poblar, ni cultivar y entonces nace en él la idea de colonizar el interior.
  Casado en primeras nupcias con Doña Damiana Ávila con quien tuvo a Ramón Martín como único hijo.
  Al enviudar pasa muchos años sin formar nueva familia. Hasta que en el año 1881 contrae nuevas nupcias con Doña Virginia Soñora, en Montevideo. Con ella tuvo cuatro hijos Virginia, Ema, Elvira y Ramón.
 Inicia sus proyectos hacía el año 1870. Compra grandes superficies de campo. Luego las vende en parcelas a los que deseaban adquirirlas, la única condición era poblar y mejorar los campos. Como contrapartida les otorgaba créditos concediéndoles largos plazos de pago.Por aquellos años los ingleses habían traído el ferrocarril. Era el medio de transporte empleado para trasladar el granito que se explotaba en las canteras de la región.
   Don Ramón Álvarez, fue poblando a lo largo de la vía férrea.
  Así fundó en el año 1872 la ciudad de La Paz, y casi de inmediato Villa 25 de Agosto.
  Adelantándose a la llegada del ferrocarril compra terrenos en esta zona y trata de poblarlos enseguida.Esas tierras pertenecían a Don Liberato Bentancor. Destina un terreno para construir la estación.
  Se instala aquí con su esposa e hijos.

                         UN 25 DE MAYO DE 1874 NACE LA VILLA 25 DE MAYO.

   El 25 de mayo de 1874 se funda Villa 25 de Mayo. Esa fecha le da el nombre a la población. Tiempo después sería llamada “Isla Mala”, nombre que los ingleses dieron a la estación del ferrocarril. Esta denominación encierra gran misterio cuando se trata de interpretar su significado ya que circula más de una versión sobre el origen del nombre.
  Don Ramón Álvarez se encarga personalmente de dirigir los planos de la villa, hace el trazado de las manzanas, calles y plaza. Dona la imagen de la estatua de la Libertad que luce en la Plaza frente a la Iglesia.
 Le gusta enjardinar el lugar especialmente la plaza de la estación.
 Fomenta la agricultura y la ganadería en el entorno de la villa.
 Desde entonces ya se explotan las canteras de granito y piedra caliza en la que trabaja gran parte de los hombres de la recién nacida población.
 Vivía humildemente junto a su familia ya que la crisis por la que atravesaba el país lo lleva a perder su capital cortándose así sus planes de futuro. Hasta el año 1882 se le ve cuidando con mucho amor la placita de la estación.
 Poco después ya muy enfermo se va a Montevideo donde fallece el 12 de marzo de 1897, a los 72 años de edad. Sus restos encuentran eterno descanso en el cementerio del Buceo.

                                  LAS CANTERAS DE GRANITO.

   El granito era el mineral más codiciado por los inglese en aquellos tiempos.
  Se explotan muchas canteras. Esa fuente de trabajo reunía a muchísimos obreros, entre ellos, italianos y vascos.
  Aprenden a usar la dinamita y a preparar los barrenos.
  Algunas de las canteras pertenecían a Apolonio y Vidart, Amarelle, Cerchi entre otros.
  El traslado del granito hasta la estación se hacía en grandes carretones tirados por más de 20 bueyes.En el año 1907, es extraído gran cantidad de granito que se emplea en la construcción del Palacio Legislativo sede del Parlamento de nuestro país.
 Entre los años 1924 y 1930 es explotada una nueva cantera de granito, en un predio de Vialidad, dando trabajo a 150 hombres.

                            LAS CANTERAS DE PIEDRA CALIZA.

   Ya desde 1872 se explotaban las canteras de piedra caliza que existía en grandes yacimientos junto al río Santa Lucía Chico. Era industrializada y cocinada en grandes hornos construidos para eso. Don Lázaro Cafferata tenía dos canteras y Don Agustín Solari otra.
  Otra de las caleras pertenecía al Sr. Marinoni.

                                  LOS ALAMBRADORES.

   Los vascos enseñan la técnica de tendido de alambrados, a lo largo de la vía férrea. Entre ellos Don Fermín Beriau, Don Juan Laza y Don Juan Arén. Los que aprenden el oficio son Don Filemón Cabrera, Don Victorino Rodríguez, Don Pablo Arén, Don Miguel Oroño y Don Pedro Viera.

                                LA GANADERIA Y LA AGRICULTURA.

  Allá por el año 1875 comienza la explotación de la agricultura. Los inicios de la agricultura no fueron nada fáciles pero vale la pena el esfuerzo y tenacidad de los pioneros.
  Las primeras familias que se dedican a la explotación agropecuaria son españolas: Don Nicolás Pou y Doña Anita Rech, Don Joaquín Ramón y Doña María Porqueros, Don Buenaventura Baltrons y Doña Margarita Pou, ellos traen los primeros arados de acero.
  Entre los agricultores esta Don Mauro Zurdo Y su esposa Doña Agustina Samaniego que fue la primera maestra del lugar dando clases particulares en su hogar. Era tiempo de yuntas de bueyes, de pesados carruajes, de ciega con hoz, de cosechas de trigo y maíz.
  Otros productores agropecuarios eran los Domínguez, Cabo, Iberos, Badal, Bonilla, Cambio, Quiroga, Dalia, Garabagno, Rocca, Prandini, Colombo, Patrón, Amaro, Arbelo…
  El paso de los años motiva que la zona este incluída en la cuenca lechera. Hace muy pocos días se inauguró la industría láctea “La Feliciana”, emprendimiento que recibirá hasta 20.000 litros de leche y proporcionará trabajo a los pobladores de la villa.

                            EL CARBÓN.  OTRA RIQUEZA.

   En aquella época se explotan también los montes naturales sobre el río Santa Lucía Chico, para la venta de leña y fabricación de carbón. Algunos de los carboneros eran los Sánchez, los Martínez, Andrés y Manuel Gómez, Vicente Rodríguez y Santiago Leal.

                                LOS MERCACHIFLES.

  Los mercachifles de la población eran Don Juan Calcagno y Don Guillermo Frontera. Su tarea era muy importante ya que llevaban los artículos de primera necesidad a los campesinos sin que estos tuvieran que trasladarse a los comercios.

                            LOS PRIMEROS COMERCIANTES.

   Entre los primeros comercios encontramos las panaderías de Don Manuel Picón, de Don Eusebio Arias y la de Don Ángel Martínez.
  La cantina de Don Astengo en la que los parroquianos disfrutaban de las tertulias dadas por los italianos, que con su música y cantos hacían el deleite de los concurrentes.
  Otros comerciantes eran Don Guillermo Frontera con su comercio de comestibles, artículos de tienda y bebidas, Don Alejo De León, Don Ángel Amarelle. El restaurante era de Don Eusebio Álvarez.
  Los herreros y carpinteros eran Don Alejandro y Don Luis Bruschi.
  Los primeros peluqueros y barberos eran Don Flores, y Don Natalio Guzmán.
  El zapatero de la población era don Vicente.
  La carnicería pertenecía a Don Pedro Iglesias.
  El primer sastre fue Don Juan Dupoy.
  Los carruajes de alquiler pertenecían a Don Juan Llosas y Don Eusebio Arias y a Don Juan Echeverría y Don Salvador Shien.
                             EL PRIMER MÉDICO DEL LUGAR.

  El primer médico radicado en el lugar fue el Dr. Fuster. Se trasladaba a pie hasta donde se hallaba el paciente, jamás le negó atención a nadie.
 Otro de los médicos era el Dr. Antonio Legnani, quien visitaba a los enfermos desplazándose a caballo.
  Más tarde los enfermos recibieron la atención del Dr. De Alba.
  Las parteras eran Doña Juana Montochello, Doña Rosaura Calegare, Doñas Ciriaca y Petrona López, Doña Lola Segredo.
  En aquella época eran muchas las mujeres que comadronas que traían al mundo los hijos de las mujeres de la villa, una muy recordada fue Doña Luisa Rapallini.
  El farmacéutico fue Don Francisco Guarnido. En esos tiempos los médicos recetaban con la fórmula química de los medicamentos y él los preparaba con gran esmero justo ahí donde está el Club Mejoral.

                                                         LA IGLESIA.


     Antes de que existiera la Iglesia las misas se hacían en las casas de particulares donde se reunían las familias del lugar. El primer cura párroco fue el italiano Salvador Capobianco que viajaba desde la ciudad de Florida. La idea de construir una capilla cobró fuerza. El constructor de la Iglesia fue Don Leopoldo Tossi. Finaliza la obra en el año 1906. Es una verdadera obra arquitectónica, orgullo de los vecinos de la villa.
                     LOS PRIMEROS VIÑEDOS Y BODEGAS.


   Los propulsores fueron Don Carlos Giacosa y Don Juan Chiarla.
  Más tarde la vid proliferaría con nuevos emprendimientos de Urse, Ferrari, Cabrera, Bruschi, y Garabagno.
   Don Pedro Vidart, un vasco francés que se radicó y formó su familia casándose con María Dolores Calcagno. En sus comienzos vendía el vino a granel a reconocidas bodegas que lo envasaban con sus marcas.
  Hoy en día los vinos “Villa 25” elaborados por Álvaro Vidart son orgullo del lugar y reconocidos en todo el país.
                                                 
                                                        LA VIDA SOCIAL.


   La vida social de aquella época se desarrollaba entorno al Club 25 de Mayo, donde se reunían las personas más pudientes y el Club Democrático, que era el más popular. Allí se realizaban grandes reuniones bailables.
  Había también salas de cine.
  Los hombres jugaban pelota vasca y bochas. Algunos preferían jugar a la taba.
  En la villa hubo una “Banda” que organizaron los italianos que trabajaban en las canteras. Más adelante fue dirigida por el maestro Ángel Gómez. Los días de gloria de la misma fueron entre los años 1944 y 1949.
  Los deportistas representaron al Club Ciclista “Libertad de Isla Mala”, al Club Mejoral y a Alianza de 25 de Mayo si de fútbol hablamos.
                                         EL CEMENTERIO.

  El Cementerio se inaugura en el año 1921. El camposantero era Don Rosa García.
  Anteriormente, los fallecidos se trasladaban hasta Florida en una jardinera perteneciente al Sr. Pekín primero, al Sr. Juan Arén (hijo) después. Era tirada por burros y mulas siendo el cochero Don Solano López.

                                  EL ALUMBRADO PÚBLICO.

    El 13 de junio de 1937 a las 20.30 horas, la señorita Irene García Monteliú deja inaugurado el alumbrado público, iluminando la esperanza de los pobladores que se encontraban presentes en ese momento.

                            LAS INSTITUCIONES PÚBLICAS.

   El 14 de octubre de 1876 se abrió el Primer Registro Civil que estuvo a cargo del Sr. Francisco Copdevilla.
  En el año 1877 se propone la creación de una escuela pública. En el año 1882 es creada con el nombre de Escuela Rural Nº 2, Simón del Pino, hasta que en el año 1893 pasa a llamarse oficialmente Escuela Nº 5. La historia de la escuela la leemos en el blog.
  Más tarde se crea el Liceo.
  Hoy, la Villa cuenta con dependencias: B. P. S, CORREOS, ANTEL, O. S. E., A. N .C .A .P, etc.

                          BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA.

- Revista Isleña. (Varios números).
- Memorias de la Isla. De Julio Sánchez Reyes. 2011.
-Isla de Mayo. Aproximaciones al debate sobre la identidad local. Fernando Pintos coordinador. 2008.
- Escritos del historiador Dr. Wilson Monti 
                                                                                             Héctor Moreira.
                                                                                          



















2 comentarios:

  1. hermoso lugar ,interesante pasado y una gran historia

    ResponderEliminar
  2. QUE DATOS PODRÍAN DARME SOBRE MANUEL BELO Y CLEMENTINA VERA AMBOS ESPAÑOLES SUPONGO, RADICADOS EN ISLA MALA EN SUS INICIOS, TUVIERON UN HIJO EN 1887 CARMELO BELO. ESTE SE CASÓ CON MARIA CHIARLA HIJA DE JOSE CHIARLA Y MARIA DRAGO AMBOS ITALIANOS SUPONGO. ADEMAS PRECISO INFORMACION DE PETRONA GARCIA HIJA DE DON ROSAS GARCIA NACIDA EN 1892 EN ISLA MALA Y DE MADRE DESCONOCIDA. CUALQUIER INFORMACIÓN ES BIENVENIDA. brunoencuba03@hotmail.com

    ResponderEliminar